#MuslimGirlProblems

Estamos en 2011, hace dos semanas que empecé a llevar el hiyab y estoy hurgando en la sección de chucherías de un 7-Eleven.

Cuando empecé a usar hiyab, había días que incluso olvidaba que lo llevaba puesto, y también había días en los que estaba especialmente atenta a cada una de las miradas que recibía o de las conversaciones que se producían a mi alrededor. Este día era uno de los últimos.

Frente a mí, había dos trabajadores intentando conseguir que la máquina de surtidos funcionara de nuevo. Me miraban a cada instante mientras decidía entre unas patatas con sabor a sal y vinagre o a kétchup (me decidí por el kétchup; lo siento norteamericanos).

Mientras iba a pagar, escuché sus cuchicheos: “¿Estás seguro de que no habrá robado algo?”

“Sí, seguro. Sus hermanos le cortarían las manos si lo hiciera”. El otro rió.

Pagué mis patatas silenciosamente y me fui.

Desde ‘Te cortarían la mano si te pillaran robando’ a ‘Te van a lapidar si no sigues sus normas’, las ideas equivocadas y las duras narrativas que rodean a los musulmanes y a nuestras leyes han difundido durante años la palabra ‘sharía’ como un nubarrón. Todas estas ideas se han filtrado a través de los medios occidentales, la cultura pop e incluso a través de películas infantiles como Aladino.

La sharía no debería ser un término que asuste, pero gracias a la narrativa islamófoba mantenida sobre el islam durante décadas y a la falta de información, lo es. Además, normalmente se diluye con una explicación islamófoba con la intención de avergonzar a los musulmanes y hacerles parecer unos bárbaros, cuando en realidad, es todo un conjunto de principios complejos que han evolucionado en el tiempo y que seguirán haciéndolo.

Además de haberla sacado de contexto y malinterpretado, lo que debiera ser una guía para ayudar a los musulmanes a acercarse a Dios, ha sido refractado con lentes xenófobas. Y la pena capital, en particular, es una cuestión a menudo distorsionada y criticada.

«Esto no va sobre si estás de acuerdo o no sobre la pena de muerte, esto va sobre el hecho de que el eurocentrismo está tan arraigado que, de alguna manera, el mismo acto puede sostener implicaciones drásticamente diferentes»

Hadeel Abdel-Nabi

La narrativa escrita una y otra vez sobre la pena capital, especialmente en los países musulmanes, ha sido muy clara: es un acto salvaje llevado a cabo por salvajes. Pero en el otro lado del mundo, mientras los prisioneros esperan en el corredor de la muerte durante años, la pena capital (donde es legal) en Occidente es percibida como un acto de seguridad nacional: una manera de mantener el espacio público seguro de un individuo que ha sido considerado lo suficientemente peligroso como para ser sentenciado a muerte. Y tanto si estás de acuerdo como si no, no hay duda de que la connotación de la pena capital en Occidente, está mucho más ‘justificada’ y es mucho más ‘civilizada’ que en Oriente.

La sharía ha sido considerada como un ‘peligro’ para Occidente mediante los movimientos de desinformación anti-sharía que han surgido en cada esquina, es fácil olvidar que la pena de muerte, a menudo vista como ‘la más salvaje’, es algo que pasa más a menudo en Occidente. Este doble rasero está enraizado en multitud de causas: el complejo de superioridad de Occidente, la islamofobia, la falta de educación, etc. Así pues, esto no va sobre si estás de acuerdo o no sobre la pena de muerte, esto va sobre el hecho de que el eurocentrismo está tan arraigado que, de alguna manera, el mismo acto puede sostener implicaciones drásticamente diferentes.

Es importante entender que la islamofobia no son solamente microagresiones o actos violentos; es el resultado del orientalismo. Y mientras la islamofobia misma es la hija de la ignorancia, esta rama particular de la ignorancia proviene de un anhelo de supremacía y autoridad. Es un intento de impulsar al ‘otro’ y exagerar las diferencias entre los musulmanes y el resto de población, además de perpetuar unos estereotipos peligrosos.

«Si vas a tener una opinión sobre algo, asegúrate de que está basado en algún tipo de conocimiento y mantén esa misma energía cuando te encuentres frente a un grupo dominante».

Hadeel Abdel-Nabi

En la lucha contra la ignorancia, el conocimiento es siempre el arma más poderosa (aunque suene como un tópico). La pena de muerte en el islam es un tema complejo y multifacético que no puede ni debe ser reducido a una táctica del miedo. Es fácil adoptar una opinión mal informada sobre aquello de lo que desconocemos sus normas, historia y particularidades. La cuestión es: si vas a tener una opinión sobre algo, asegúrate de que está basado en algún tipo de conocimiento y mantén esa misma energía cuando te encuentres frente a un grupo dominante.

Imagen cortesía de Al Jazeera.

Publicado por Hadeel Abdel-Nabi para #MuslimGirl en septiembre de 2019.

Traducido por Eva Amat para para @musulmanaDDHH.