#MuslimGirlLife

«Como mujer visiblemente musulmana, navegar por sistemas de apoyo virales como el movimiento #MeToo y #TimesUp es frustrante, porque como comunidad, no hemos priorizado la seguridad de las mujeres musulmanas que han sobrevivido al abuso y al trauma a manos de varones musulmanes y no musulmanes.

Hay una razón por la cual las mujeres musulmanas no confían en la mayoría de los espacios feministas. Cuando hablamos de la opresión a la que nos enfrentamos, la primera respuesta es no responsabilizar a los perpetradores; en cambio, por lo general, se critica fuertemente nuestra identidad musulmana y nuestra religión”.

Estas palabras son de Sidrah Ahmad, investigadora, escritora y coordinadora de la comunidad residente en Toronto, que se dedica a poner fin a la violencia de género y a crear recursos y espacios más seguros para que las mujeres musulmanas puedan acceder a un apoyo. Su proyecto de investigación sobre la violencia islamófoba contra las mujeres musulmanas resultó en el kit de de herramientas “Rivers of Hope (Ríos de Esperanza), un apoyo para las mujeres que se enfrentan la islamofobia. [Puedes ver la ceremonia de lanzamiento completa aquí].

Para tener una mejor idea de su investigación y activismo, nos reunimos con Sidrah para una entrevista personal sobre el islam y el feminismo interseccional de la nueva era.

Muslim Girl: ¿Puedes definir la islamofobia de género?

Sidrah Ahmad: La islamofobia de género es básicamente un término usado para describir las formas específicas que toman los estereotipos islamófobos y la discriminación a la que se enfrentan las mujeres musulmanas. A través de la islamofobia de género, las mujeres musulmanas son retratadas como débiles, oprimidas, reprimidas y como víctimas indefensas.

Estoy realmente interesada en concienciar sobre cómo las narrativas sobre la islamofobia de género hacen que las mujeres musulmanas sean más vulnerables a la violencia de género. Por ejemplo, sabemos que la mayoría de los delitos de odio contra musulmanes se dirigen a mujeres musulmanas, esto es islamofobia de género en todo su esplendor. Se piensa que las mujeres musulmanas son «blancos fáciles» y, por lo tanto, aumenta la probabilidad de que se ejerza violencia contra ellas.

Extracto del kit de herramientas

Texto de la ilustración:

La investigación muestra que las mujeres musulmanas son los objetivos principales de la violencia islamófoba.
–  Un estudio realizado por el Centro Europeo de Vigilancia del Racismo y la Xenofobia, reveló que en 15 países de la Unión Europea existía un patrón común de mujeres visiblemente musulmanas que fueron atacadas (Meer y Modood, 2009).
–  Un estudio estadounidense sobre islamofobia informó de “la proporción significativa entre las mujeres (86.3%) y los hombres (54.9%) que habían experimentado un delito de odio» (Abu-Ras y Suárez, 2009)
–  Un informe reciente (2015) sobre delitos de odio en Canadá publicado por Statistics Canada, señaló 224 delitos contra musulmanes denunciados por la policía en 2015 y señaló que «las poblaciones musulmanas tenían el mayor porcentaje de mujeres víctimas de delitos de odio»
La violencia islamófoba contra las mujeres es tanto violencia racista como violencia de género.

MG: ¿Qué te inspiró a crear este conjunto de herramientas?

SA: Decidí investigar la violencia islamófoba contra las mujeres musulmanas para el proyecto de investigación de mi máster el año pasado porque conocía a muchas mujeres musulmanas que habían pasado por la violencia islamófoba y me sentí frustrada por el hecho de que muchas de nuestras historias no fuesen visibles y no tener una plataforma para compartir estas experiencias.

Realicé 21 entrevistas a mujeres musulmanas supervivientes de la violencia islamófoba para el proyecto de investigación y puedo decir honestamente que eso cambió mi vida. Las historias que se compartieron y la fuerza de las mujeres musulmanas en el estudio me hicieron sentir aún más pasión por este tema.

Así que una vez que completé mi proyecto de investigación, no quería que solo se quedara en una tesis escrita en la biblioteca de la universidad acumulando polvo en una estantería. Quería que fuese accesible para la comunidad y útil para las supervivientes. Así que decidí crear un conjunto de herramientas. Me acerqué a una increíble diseñadora gráfica de Muslimah, Azza Abarro, para que me ayudara con el diseño del kit de herramientas. Resumí los hallazgos clave del proyecto de investigación, recabé una lista de recursos de apoyo y le di esta información a Azza. Ella creó hermosas infografías e ilustraciones a partir de esta información y dio vida al kit de herramientas.

Extracto del kit de herramientas

Texto de la ilustración:

Advertencia: esta página puede causar molestias al leerla. Si necesita asistencia, consulte la sección de recursos de asistencia en la página 19.

«Ha sucedido, ha sucedido, ha ocurrido… oh, Dios mío,  muchas veces. Sí, hermana, Dios mío, ¡no sé cuántas veces! Sucede con frecuencia, hermana. Es muy… ya sabes, ¿qué puedo hacer?» – Hanifa

Tipos de violencia islamófoba:

La violencia islamófoba puede parecer muchas cosas diferentes. Todas ellas son erróneas e inaceptables.

Estos son los diferentes tipos de violencia islamófoba informados por los participantes en este proyecto de investigación:

Intento de asesinato islamófobo: tratar de atropellar a una mujer musulmana con un coche – 1 incidente

Asalto físico islamófobo: intentos de golpear físicamente a una mujer musulmana o arrancarle el hiyab o niqab – 2 incidentes

Agresión sexual islamófoba: atacar a una mujer por agresión sexual por ser musulmana; a veces esto puede implicar decir palabras islamófobas antes, durante o después de un asalto sexual: 2 incidentes

Violencia islamófoba en el ámbito de la pareja: cuando la pareja sentimental de alguien hace comentarios islamófobos y justifica el abuso doméstico utilizando la islamofobia – 3 casos

Asalto verbal islamófobo: hacer declaraciones crueles, groseras, hostigadoras, burlonas o amenazantes para los musulmanes. El asalto verbal se puede gritar, decir con un tono de voz regular o incluso susurrar – 26 incidentes

Rechazo islamófobo: esto es cuando las mujeres musulmanas son ignoradas y excluidas de los grupos sociales o alejadas de una multitud – 4 incidentes

Ataques coordinados por grupos de odio: esto es cuando un grupo de odio se reúne y comete violencia islamófoba verbal o física en una mezquita o reunión musulmana – 1 incidente

Islamofobia en línea: comentarios, publicaciones, imágenes y videos que atacan a los musulmanes: – incidentes múltiples

MG: ¿Puedes mencionar las razones por las cuales las mujeres musulmanas deciden no dar a conocer sus historias de trauma y supervivencia?

SA: No creo que haya muchos espacios seguros para que las mujeres musulmanas se den a conocer, con toda nuestra complejidad y nuestras historias completas sobre la violencia que hemos vivido y que se nos crea, apoye y escuche. En el mundo «exterior», nos enfrentamos a la islamofobia de género. Si hablamos de violencia que pueda darse en nuestros hogares en el mundo «exterior», a menudo nos encontramos con racismo e islamofobia y se nos dice que nuestra comunidad es bárbara. Así que esto nos silencia y fuerza nuestras historias a la clandestinidad.

Por otro lado, dentro de nuestras comunidades, si hablamos de la violencia islamófoba de género que enfrentamos en el mundo «exterior», a veces se nos culpa en lugar de darnos apoyo. Por ejemplo, si hemos sido acosadas por un islamófobo en una reunión pública, se nos podría preguntar qué estábamos haciendo en la reunión, o se nos diría que deberíamos quedarnos en casa a partir de ahora. Es como que hay un precio por hablar en muchos espacios y eso, a muchas de nosotras, nos lleva al silencio.

Extracto del kit de herramientas

Texto de la ilustración:

Impacto de la violencia islamófoba:

«En ese momento mi pierna estaba temblando, mal. Una de mis piernas temblaba mucho… Mi pierna derecha temblaba violentamente y me sentí más avergonzada de que él pudiera ver que mi pierna temblaba» – Amira

El trauma es cualquier evento que supere nuestra capacidad habitual para hacerle frente. Generalmente cuando pensamos en un trauma, pensamos en soldados que regresan de la guerra pero, de hecho, la violencia racial y la violencia de género pueden causar un trauma.

En el momento de un ataque islamófobo, es posible que tengamos una respuesta traumática de lucha, huida o congelación.

Estas respuestas son la forma en que nuestros cuerpos sobreviven a un momento terrible. Si tenemos una respuesta de lucha, podemos huir automáticamente. Si tenemos una respuesta de congelamiento, podemos permanecer en silencio o quietos, hasta que la situación pase. En algunos casos, las respuestas serán automáticas.

No te culpes por cómo reaccionaste en ese momento.

Estabas haciendo lo que necesitabas para sobrevivir y estar a salvo.

También puedes notar que tu ritmo cardíaco aumentó o que estabas sufriendo temblores. Esto se debe a que si algo es traumático, la adrenalina corre a través de nuestro sistema. De nuevo, esta es la forma en que nuestro cuerpo nos protege, proporcionándonos un estallido de energía para luchar o escapar.

Después de un evento traumático, puedes experimentar estrés postraumático. Esto puede manifestarse mediante

– Dificultades para dormir

– Flashbacks

– Pesadillas

– Hipervigilancia (sentirse en guardia, escanear el entorno en busca de amenazas, tratar de predecir el peligro)

– Autorregulación (evitar el área/ espacio donde ocurrió el incidente, no salir tanto)

– Depresión

– Ansiedad

Otros impactos de la violencia islamófoba que las mujeres musulmanas en el estudio compartieron son:

– Enajenación (sentir que no perteneces a la comunidad o al país)

– Agotamiento (sentirse cansado, quemado o atrapado)

– Sentir que tienes que ocultar tu identidad musulmana para evitar ser atacada en el futuro

«Algo sucede que te hace pensar en ello, te devuelve esos recuerdos y siempre está ahí» – Shireen

«Como pensé que este es mi hogar porque me fui cuando era joven y este es el único hogar que conoces, y sientes que esto me quita… ¿cómo lo digo? … la sensación que tienes hacia la ciudad y el país y tu vecino, [esto] te la quita”- Aisha

MG: ¿Cómo puede la comunidad apoyar a las mujeres musulmanas cuando sufren violencia de género?

SA: En primer lugar, debemos dejar de culpar a las mujeres musulmanas por la violencia de género a la que se pueden enfrentar. Punto. La culpa puede tomar formas sutiles. Por ejemplo, si a una mujer musulmana le gritan en el metro a altas horas de la noche de camino a casa, alguien puede preguntarle: «Bueno, ¿por qué saliste tan tarde para empezar?» Esta reacción es incorrecta. Se le echa la culpa a la mujer musulmana y hace que parezca que es la culpable de haber sido gritada; implica que no debería haber salido y que estar fuera es lo que «causó» el incidente de violencia verbal. Pero controlar y limitar el comportamiento de las mujeres musulmanas no es la solución a la violencia de género.

Es especialmente importante evitar este tipo de culpa cuando se trata de violencia sexual. Si una mujer musulmana es agredida sexualmente, no se le debe echar ninguna culpa. Si ella estaba saliendo con un chico, si no llevaba hiyab, NINGUNA de estas conductas significa que mereciera ser agredida sexualmente. El asalto sexual es una forma de violencia y no hay nada que una mujer musulmana pueda hacer para que esta violencia sea su culpa. Una buena frase para las supervivientes de violencia de género es: «No es tu culpa». Necesitan escuchar eso.

Además de no culparlas, podemos apoyar a las supervivientes creyéndolas, estando ahí para ellas como un sistema de apoyo, preguntándoles qué necesitan y conectándolas a recursos en la comunidad, como la línea de ayuda para mujeres agredidas y otros recursos que se enumeran en el kit de herramientas.

Extracto del kit de herramientas

Texto de la ilustración:

Consejos sobre cómo sentirse mejor después de un incidente de violencia islamófoba:

Estas son estrategias que los participantes de la investigación han usado para sentirse mejor después de un incidente de violencia islamófoba:

– Hablar con amigos y familiares

– Rezar

– Leer el Quran

– Hacer ejercicio

– Cocinar

– Escribir (poesía, historias cortas, diario)

– Escuchar música o cantar

– Poner límites claros con las personas

– Hacer y disfrutar del arte, artesanía.

– Disfrutar de una buena comida o merienda

– Ver una película o programa de televisión

– Activismo

Tú decides qué hacer a continuación. Tú eres la experta en tu recuperación.

MG: ¿Puedes decirnos los planes futuros para este conjunto de herramientas y cómo pueden encontrarte aquellos interesados en apoyar su trabajo?

SA: Desde el principio, alhamdullilah, el viaje con la investigación y el conjunto de herramientas ha sido un trabajo de amor que me ha dado más perspicacia y esperanza de lo que podría haber imaginado. Por eso se llama Ríos de la Esperanza (Rivers of Hope). Realmente creo que, como mujeres musulmanas, cuando enfrentamos estas experiencias de violencia no tenemos que hacerlo solas. Al compartir nuestras historias y recursos entre nosotras nos volvemos colectivamente más fuertes. Más ruidosas. Y más poderosas. Entonces, los próximos pasos para el kit de herramientas, inshallah, es hacer un taller que acompañe al kit para que las personas puedan descargarlo y usarlo en sus comunidades. La mejor manera de mantenerse actualizado sobre el proyecto es darle «me gusta» a la página de Facebook “Rivers of Hope Toolkit” y también visitar el sitio web, que tiene un formulario de contacto que puedes completar para enviarme un correo electrónico directamente.

Tú decides lo que sucede a continuación.
Depende de ti si quieres denunciarlo, hablar sobre ello, buscar asesoramiento…
Nadie debería presionarte de una manera u otra.

Entrevista de NIQABAE a Sidrah Ahmad publicada en junio de 2018 en #MuslimGirl, traducida por Aida Traidi para www.redislamofobia.org.