#JeRegardeSoumaya

Waheed Khan es cineasta, director de varios cortometrajes y especialmente de la película Première Lueur, que trata del impacto social y afectivo de la discapacidad, película que ha sido galardonada en varios festivales. Ubaydah Abu-Usayd es investigador en estudios cinematográficos y también director de varios cortometrajes y documentales. Para ambos directores, la película Soumaya es su primer proyecto en común y su primer largometraje.

SINOPSIS

Soumaya es ejecutiva en una empresa de transportes. A pesar de que lleva trabajando catorce años, se entera, de la noche a la mañana, que está despedida y esa misma noche descubre en la televisión los motivos de su despido. Decide entonces ejercer un derecho de réplica muy particular.

EN ESTA PELÍCULA SE VUELVE A ABORDAR EL PERIODO DEL ESTADO DE EMERGENCIA EN FRANCIA, ¿PODRÍA EXPLICARNOS LOS MOTIVOS QUE LOS LLEVARON A ESCOGER ESTE TEMA?

Ubaydah: en primer lugar, empezó con el encuentro con la mujer que ha inspirado esta historia. En el marco de una presentación audiovisual, tuve que sostener la cámara durante una charla con ella. Quedé muy sorprendido. El ambiente estaba particularmente sereno cuando me explicaron que había sido víctima de persecución delante de su hija, que tenía entonces siete años. Ella se acomodó y explicó lo que le había ocurrido. Yo observaba constantemente las reacciones de la joven. Me llamaba la atención especialmente su manera de contárnoslo, sonriente y con mucha calma. Empezaba ya a esbozar mentalmente la idea de un largometraje  en el que necesariamente se mostraría la relación tácita entre la madre y la hija después de lo ocurrido. Le propuse el proyecto a mi amigo Waheed y decidimos llevarlo a cabo juntos.

Waheed: Sí, para mí es realmente la historia de esta mujer, herida en su dignidad, lo que me ha conmovido. Pienso que sólo el arte puede hablar de algo así de forma justa y profunda. Si, además, se puede vincular esta historia con un caso ante los tribunales, contamos ya con un contenido concreto relatar  una historia cautivadora. Es sobre todo esta dimensión la que me interesa.

¿CÓMO LLEVARON A CABO SU LABOR PREVIA DE BÚSQUEDA E INVESTIGACIÓN?

Ubayda: El caso de esta mujer fue seguido por el CCIF. Le aconsejaron un abogado y el trabajo de ese abogado consistió, por una parte, en obtener una indemnización que probara que el despedido había sido abusivo y, por otra, en forzar la anulación de la orden de encausamiento ante el juez. Por lo tanto, primero pedimos permiso a esta mujer y al CCIF para acceder a la totalidad del expediente y para ponernos en contacto con el abogado con el fin de que nos explicara cómo se desarrollaron exactamente an las cosas. Luego, tuvimos una entrevista con Lila Charef, que era la responsable del Departamento Jurídico. Nos dimos cuenta de que había demasiados casos y también muchísimos temas que tratar.

Waheed: Incluso a nivel mediático, había varios asuntos que daban que hablar, en particular el despido de numerosos mozos de equipajes del Aeropuerto de Roissy y los ataques violentos contra algunas mezquitas. Todo eso ayudó a  elaborar el guión.

LA HISTORIA DE SOUMAYA SE INSPIRA EN UN HECHO REAL, UN ASUNTO TRATADO POR EL CCIF, ¿PORQUÉ ESCOGIERON LA HISTORIA DE ESTA MUJER ENTRE TANTAS OTRAS?

Ubaydah: Una vez que tuvimos acceso al expediente, pudimos consultar dos elementos decisivos para nosotros: el primero es que esta mujer, que no recibió explicaciones claras en cuanto a los motivos de su suspensión, vio su caso expuesto en los medios de comunicación, es decir, su presunta relación con los medios yihadistas y que estuviera “en vía de radicalización”. Eso, en sí, ya es un material bastante increíble para un guion. El segundo elemento era la carta que esta mujer había enviado a las autoridades de la época, en particular a Manuel Valls y a Bernard Cazeneuve. Esa carta era conmovedora y expresaba, más allá de los hechos, una visión real, un consejo genuino dirigido a estas autoridades y una petición auténtica: preservar ante todo el honor y la dignidad de las personas.

Waheed: La historia de esta mujer nos parecía fundamental, pero también hemos tratado otros casos en la película, como podrán ver en la proyección. A nivel de procedimiento, hemos respetado los hechos, ordenándolos de forma que el relato se siga como un thriller jurídico y social.

¿EN QUÉ MARCO SE SITUÓ LA COLABORACIÓN CON EL CCIF?

Waheed: Esta temática, por lo que sabemos, no ha sido tratada todavía realmente en el cine francés y, sin embargo, el estado de emergencia, que debía terminarse en noviembre de 2017, se ha transformado de alguna manera en esta “ley de refuerzo de la seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo”, lo que ha alertado a gran número de Organizaciones de Defensa de los Derechos Humanos y debería haber alertado también a gran número de cineastas.

Ubaydah: Precisamente, en febrero de 2018, asistí a una velada organizada por la Liga de los Derechos Humanos y el Observatorio del Estado de Emergencia. En esa velada, se proyectaron una serie de cortometrajes titulados “Atentos Juntos”. La película Soumaya se enmarca en un proceso semejante, aunque no se queda en la mera sensibilización, sino que se intenta abrir un camino hacia la paz interior, confiamos en que con poesía, fraternidad y amor. En el fondo, la película Soumaya tiene también un recorrido de producción comparable a las películas producidas o apoyadas por las Organizaciones de lucha por los Derechos Humanos, ya que hemos trabajado con el CCIF, que es una de las Asociaciones de Defensa de los Derechos Humanos más solicitada por las personas de confesión musulmana que se encuentran en el punto de mira del estado de emergencia en Francia.

Waheed: El acuerdo con el CCIF se logró con bastante facilidad. Pusimos una sola condición: la libertad del guion y de la realización y, por su parte, también hubo una condición: que esta película respetara los hechos narrados en el expediente y lograra, por medio del arte y el relato, transmitir la emoción vivida por esta mujer y su hija.

¿CUÁNTO TIEMPO TARDARON EN LA REALIZACIÓN DE ESTA PELÍCULA Y CÓMO ELIGIERON A LOS ACTORES?

Ubaydah: Al principio, este proyecto era una serie-web que iba a emitirse en internet en 2018. Iniciamos una petición de subvenciones, desgraciadamente sin resultados. En consecuencia, modificamos el proyecto y adaptamos el guion. Se puede decir que estábamos en una fase de preparación, porque había incertidumbre en el proyecto. Esa fase duró un año. Y cuando el guion quedó fijado en julio de 2018, las cosas se desencadenaron bastante rápido: preparación durante las vacaciones escolares, inicio del rodaje en septiembre, final del rodaje en noviembre y postproducción en diciembre hasta finales de enero. Cuando la serie se transformó en un largometraje, vinieron a ayudarnos dos estudiantes de la Fémis: Charlotte Corchète que se convirtió en la directora de producción y Martin Lecointre que trabajó en el montaje. Todo esto se hizo con un equipo reducido pero muy competente.

Waheed: La elección de los actores se hizo de manera clásica, con anuncios y sesiones de casting. Para los papeles de Soumaya y de la abogada se presentaron una veintena de actrices. Fue muy fácil escoger a Soraya Hachoumi para el papel de Soumaya, porque además de su actuación, que encontrábamos muy ajustada, el tema significaba mucho para ella, que, por cierto, empezó a estudiar derecho el año pasado al margen de su profesión de actriz. En cuanto a Sonya Mellah, que tiene el papel de la abogada, es lo mismo: una actuación muy ajustada, pausada, y un personaje que quería defender. En cuanto a Khalid Berkouz, es alguien con quien he trabajado en varios cortometrajes. Hicimos ensayos con el papel y resultó perfecto.

SU PELÍCULA ESTÁ DE GIRA POR VARIAS CIUDADES. ¿CUÁL ES EL MENSAJE QUE QUISIERA QUE SE RECORDARA DE LA PELÍCULA?

Waheed: No es exactamente un mensaje, diría yo: el cine tiene fuerza para transmitir sensaciones y emociones que, a veces, son contradictorias y matizadas, y verán que en la película los personajes son complejos y se los zarandea. ¡Fórmense su propia opinión viendo la película!

Ubaydah: En primer lugar, queremos agradecer al CCIF habernos abierto sus puertas, porque, si esta primera experiencia obtiene una respuesta, esperamos que podrán desarrollar un eje cultural, un poco como el que logran algunos organismos de defensa de los derechos humanos. Nos gustaría que en otras películas como Soumaya se pudieran abordar temas que se tratan muy poco en el cine francés.

Publicado por CCIF en Islamophobie.net el 27 de agosto de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *