Desde SOS Racismo Cataluña se ha presentado este año un nuevo informe “Islamofobia institucional y securitización – Análisis del impacto del paradigma securitario antiterrorista en el ámbito español”, un documento que tiene como objetivo preguntarse sobre cómo han impactado las políticas de seguridad destinadas a luchar contra la radicalización y el terrorismo en las poblaciones musulmanes en España y en Cataluña. El informe es resultado de una investigación cualitativa realizada por Salma Amazian, que cuenta con relatos y narrativas tanto de organizaciones de la sociedad civil como de personas expertas en este ámbito.

Actualmente, en un contexto global de preocupante retroceso en términos de derechos civiles y políticos, las personas musulmanas se han convertido en un chivo expiatorio y han sido catalogados como el mayor peligro para la seguridad nacional.

En este contexto, es necesario y urgente una revisión de las narrativas sobre las personas musulmanas. Así como el impacto de las leyes y de los protocolos de seguridad sobre una población que ya sufre racismo e islamofobia en muchas dimensiones (social, institucional, etc). Queremos compartir este análisis como herramienta de denuncia e incidencia en los colectivos, las entidades y las personas que luchan contra el racismo.

INTRODUCCIÓN

El informe tiene como objetivo preguntarse sobre cómo han impactado las políticas securitarias destinadas a luchar contra la radicalización y el terrorismo en las poblaciones musulmanas.

Se ha llevado a cabo una investigación cualitativa, que cuenta con relatos y narrativas tanto de organizaciones de la sociedad civil como de personas expertas en este ámbito.

De la investigación emerge como el Estado, en el marco de su política antiterrorista, hace uso de la legislación coercitiva existente, como la Ley de Seguridad Ciudadana y el Código Penal, bajo una narrativa islamófoba, abriendo la puerta a la discriminación contra la población musulmana y otros colectivos.

Actualmente, en un contexto global de preocupante retroceso en términos de derechos civiles y políticos, las personas musulmanas se han convertido en un chivo expiatorio y han sido catalogados como el mayor peligro para la seguridad nacional.

En este contexto, es necesario y urgente una revisión de las narrativas sobre las personas musulmanas, así como el impacto de las leyes y de los protocolos de seguridad sobre una población que ya sufre racismo e islamofobia en muchas dimensiones (social, institucional, etc).

OBJECTIVOS

El objetivo de este informe es proporcionar un análisis crítico del impacto de la securitización en la vida de las personas musulmanas como resultado de las medidas para prevenir la radicalización y la lucha contra el terrorismo en el contexto español.

CONTEXTO ESPAÑOL Y CATALÁN

En el contexto español y catalán partimos de una negación de la existencia de la islamofobia como violencia y como un concepto válido para las políticas públicas, lo que es especialmente relevante, ya que es el pretexto para que no se investigue, ni se denuncie. Recordemos que hasta el año 2019 la Comisión Europea ni siquiera había aceptado y tipificado la islamofobia como forma de discriminación y en España consta sólo como agravante dentro de los delitos de odio.

CONCLUSIONES

Los resultados dejan ver como las personas musulmanas se sienten vigiladas y criminalizadas por los discursos políticos y por las normativas y protocolos implantados en el contexto catalán, ya sea en el ámbito de policía de proximidad o de escuelas, servicios sociales y sanidad.

Se percibe una conexión entre las prácticas y narrativas institucionales y los imaginarios y marcos islamófobas presentes en nuestra sociedad que acaban legitimando prácticas de racismo antimusulmán en diferentes ámbitos. Estas prácticas se traducen en trato discriminatorio, criminalización y persecución de la religiosidad musulmana a través del aparato judicial y policial, perfilación racial en el espacio público especialmente de jóvenes musulmanes o percibidos como musulmanes y mujeres musulmanas con hiyab, intento de domesticación y despolitización de las organizaciones de la población musulmana, control y vigilancia de los espacios de práctica religiosa.

También se apunta a la poca o nula eficacia de los mecanismos institucionales de denuncia de la islamofobia para no abordar su carácter estructural e institucional y para estar arraigada en dinámicas raciales históricas que deshumanizan a los musulmanes. Estos mecanismos protegen por omisión o por invisibilización el carácter racista de las políticas securitarias en el ámbito del terrorismo.

INFOGRAFÍAS

Diapositiva 1: «El racismo es también siempre estructural porque es un principio organizador de las relaciones sociales, de las relaciones económicas y de nuestras propias subjetividades (a nivel consciente e inconsciente). Y es institucional porque tiene que ver con el legado colonial del Estado moderno, cuyos tentáculos de acción son precisamente sus instituciones, que se encargan de reproducir tales estructuras de poder y proteger los intereses del grupo dominante».

Diapositiva 2: «Como musulmanes, creo que algo que es muy importante y obvio es que estamos en la primera línea como víctimas. ¿Qué significa que nuestros hijos e hijas son jóvenes potenciales para nutrir a estos grupos terroristas? Entonces, también somos las víctimas».

Diapositiva 3: «Como resultado de la investigación hemos constatado como la legislación antiterrorista y de prevención de la radicalización tiene una estrecha relación con la legislación migratoria. En el caso español, a menudo se ha utilizado la Ley de Extranjería que contempla la expulsión de personas migrantes que supongan “un peligro para la seguridad nacional”».

Diapositiva 4: «Te encierran, sin derecho, a veces incomunicado, sin juicio, lejos de tu familia. Se presume que somos malos y tenemos que mostrar nuestra bondad, nuestra decencia. Y cuando te sueltan no hay alivio. Cuando vas a demandar, te dicen que “es la ley”, “hemos hecho lo que manda la ley antiterrorista”. Esto está permitido por la ley. Más del 90% de estas personas han sido liberadas».

Diapositiva 5: «No tenemos acceso a los protocolos operativos en los cuales se basa la acción policial. […] Es donde se les dice a los individuos uniformados que patrullan nuestras calles y violentan a nuestros jóvenes, qué perfiles buscar, qué supone delito y cuáles son los cuerpos que delinquen».

Diapositiva 6: «En general todos los planes y protocolos de prevención de la radicalización tienen en común las poblaciones que consideran de especial riesgo: sectores poblacionales denominados en riesgo de exclusión, con trayectoria migrante y de tradición musulmana, sobre todo joven».

Diapositiva 7: «La justificación institucional alude que el perfil de joven vulnerable a la radicalización es el de menores migrantes o de contextos migratorios, que ha tenido o es parte de la diáspora de un contexto de tradición musulmana, y que no tiene recursos materiales suficientes. Se vincula directamente clase, raza y criminalidad».

Diapositiva 8: «La islamofobia institucional se da también cuando no se proporcionan los mecanismos suficientes para evitar que suceda, ya sea negando su existencia, por lo tanto, no viendo la necesidad de establecer mecanismos eficaces; o bien facilitando su impunidad estableciendo mecanismos de detección y denuncia de las violencias institucionales de la islamofobia, ineficaces o funcionales a ella».

Diapositiva 9: «La relación histórica que las instituciones estatales, autonómicas y municipales han establecido con el otro musulmán ha tendido al control y a la despolitización».

Diapositiva 10: «Necesitamos mecanismos reales y eficaces para luchar contra todas las dimensiones de la islamofobia y eso implica mayor análisis con perspectiva antirracista de las dinámicas institucionales que lo impiden».

Acceso al informe completo en castellano.

Acceso al informe completo en catalán.

Publicado por SOS Racisme Catalunya el 5 de julio de 2021.